jueves, 26 de noviembre de 2015

Dazzle Paiting: cuando los cubistas pintaban barcos de guerra (Curiosidades de la historia del arte 1)

Camuflaje y cubismo, una relación.

Dijo Dalí en 1942: "La gente no se dio cuenta de que ese mismo verdadero cubismo (...) funcionaba ya en los campos de batalla". No és la primera manifestación que de alguna manera enlaza el arte, concretamente el arte cubista, con la guerra, especialmente la Gran Guerra. Fernand Léger dijo que no había nada mas cubista que una guerra como la Primera Guerra Mundial, cuya participación, le influyó profundamente. La posibilidad visual de la máquina como icono de la modernidad, mediante la utilización (a partir de los años de guerra) de las formas cilíndricas y geométricas, para idear este mundo idealizado,  acompañaron a Léger en los años que siguieron al finalizar el conflicto bélico. También el escritor inglés Wyndham Lewis, cofundador del vorticismo (movimiento próximo al cubismo), escribiría: "te sorprendería comprobar cuanto se parece el arte (moderno) a la guerra". Podríamos extender la lista a Kenneth Silver, Gertrude Stein...

Pero la Gran Guerra, no solo estubo relacionado con el arte cubista por la estética, sinó que existieró otro elemento, que unió muy estrechamente lo bélico con lo artístico. Este elemento de unión fue el camuflaje. 
Hay que recordar que la utilización del camuflaje era mal visto antes de la Primera Guerra Mundial.Considerado como algo para débiles e innobles, no sería hasta la guerra de 1914-18, cuando este elemento bélico empieza a ser tenido en cuenta. La primera referencia donde se ve una particular unión entre camuflaje y cubismo, la encontramos en la carta que Picasso enviaría el 7 de febrero de 1915 a su amigo Apollinaire, que en aquellos días se encontraba en el frente. El pintor español le ofrece la idea al francés, de pintar la artillería de colores a la forma de una arlequín, para así, augmentar la invisibilidad. Coincidencia o no, una semana después, el 15 de febrero de 1915, el Ministerio de Guerra de Francia ratifica la existencia oficial del primer equipo de camuflaje, el cual seguiría las sugerencias del pintor simbolista Lucien-Victor Guirand de Scevola. La puesta en marcha de estos sistemas de camuflajes fueron rápidos y el crecimiento del equipo, un claro reflejo de su funcionamiento. En  mayo del 1915 se puso en marcha el primer sistema de camuflaje en la Batalla de Artois, que consistía en un puesto de vigilancia de hierro camuflado con cortezas y otros materiales. En cuanto al equipo, el número de hombres fue aumentando de forma considerable, sobretodo, a partir de sujetos provenientes del mundo de la pintura cubista, tales como André Mare, Jacques Villon, Edward Alexander Wadsworth, Grant Wood, Arshile Gorki y un largo etcétera.

De Tayer a Kerr. El camuflaje en el mundo moderno.

Podemos considerar el "padre del camuflaje" el pintor y aficionado naturalista Abbott H. Tayer (1849-1921). Tayer, con el también artista George de Forest Brush (1855-1941) y sus respectivos hijos, estudiaron largo tiempo, como la coloración del mundo natural, era utilizada por los animales para esconderse de sus depredadores. Sus investigaciones, publicadas en 1866, llegaron a ser conocidas posteriormente como "Tayer's Law". Unas ideas, que se pusieron en conocimiento del gobierno norteamericano,durante la Guerra de los EEUU  con España de 1898, pero que finalmente no pudieron ser puestas en práctica, aunque si fueron patentadas. Todo y que faltarían unos cuantos años para el surgimiento del cubismo, existe ya, curiosamente, una relación entre arte y camuflaje.

Tendrian que pasar unos cuantos años, para que el mundo viviera otro conflicto bélico internacional, sería lo hoy conocemos como la Gran Guerra de 1914. Fue en este conflicto cuando se desenvolupó el conocido dazzle painting, un sistema de camuflaje naval, que buscaba, no la invisibilidad del navío, sinó en confundir al enemigo sobre la situación real en que se encontraba el barco. Todo y que muchos han atribuido el descubrimiento al zoologo Graham Kerr,  el verdadero sistema de camuflaje conocido como  dazzle painting fue ideado por el pintor Norman Wilkinson. 
Este sistema de camuflaje, utiilzado en los buques ingleses durante la Primera Guerra Mundial, también llamado dazzle camouflage o razzle dazzle, consistía en pintar los barcos con formas geométricas y con  colores llamativos. De esta forma la observación a distancia del buque, hacia difícil reconocer al enemigo la verdadera situación del barco, así como la dirección a la que se dirigía. El diseño de las embarcaciones era realizado por la Sección de Dazzle en la Royal Academy of Arts, en Burlington House en Londres. La supervisión de estos diseños, corría a cargo de el pintor proveniente del vorticisimo, Edward Wadsworth, el cual llegó a supervisar cerca de 2000 embarcaciones durante la Primera Guerra Mundial.

El sistema de camuflaje, no se quedó en la armada británica. Miles de barcos de todos los estados que participaron en el conflicto, adquirieron este sistema para evitar los ataques enemigos. Encontramos incluso los nombres de los buques mas ilustres del siglo, como el Mauritania,  "hermano" del Lusitania; el Glorie, de la armada francesa o el Mahomet, diseñado a partir de la inspiración cubista.


El dazzle painting en el lienzo.

Esta técnica de camuflaje, que bien podía encontrar su origen en el cubismo, regresó, tras el final de la Gran Guerra a los estudios de los artistas. Uno de los artistas que mas representó este tipo camuflaje en su obra, fue el británico Edward Wadsworth, encargado durante la guerra de la supervisión del diseño de los navíos. Próximo al vorticismo, Wadsworth, comenzó su vida artística bajo la influencia del postimpresionismo, pero la amistad con Wyndham Lewis, lo aproximó al movimiento futurista. Todo y que muchas veces se han vistos puntos en común entre el vorticismo y el futurismo, ambas corrientes artísticas discrepaban en puntos muy concretos, como el dinamismo en la pintura (ausente en el vorticismo) o la importancia de las máquinas (de las que los vorticistas desconfiaban). Todo y eso, la presencia de las maquinaria en los lienzos suele ser un elemento común, no como un elemento romántico como en el caso de los futuristas, sino como una crítica por su capacidad alienadora  y otros elementos negativos hacia el  ser humano. En cuanto a las técnicas de las obras vorticistas, esta se caracterizaba por unas líneas marcadas y colores discordantes que conducían la mirada del espectador al centro del cuadro. Tanto la técnica como la temática del movimiento, son claramente visibles en las obras de Wadsworth, tales como Dazzle-ships in Drydoc at Liverpool (1919), unas de sus obras mas famosas.  
Otro autor que transmitió en su obras el dazzle painting fue el canadiense Arthur Lismer, que acabó convirtiéndose  en el pintor oficial de la guerra gracias a sus obras con temática marina, donde los barcos camuflados ocupaban una parte importante en su trabajos. Influenciado por el post impresionismo y la Escuela  Barbizon, sus obras de temática marina y bélica, muchas de ellas dibujos y litografías, mostraban de forma muy realista la presencia de los barcos canadienses camuflados mediante la técnica del dazzle painting y/o acompañados de traineras (pequeñas embarcaciones utilizadas para la pesca de arrastre) que actuaba como embarcación auxiliar. Una de sus obras mas conocidas fue Olympic with returned soldiers (1918) donde se pueden ver el regreso del buque Olympic en el puerto de Halifax tras finalizar la I Guerra Mundial. El barco y el puerto, fueron todo un emblema del estado canadiense durante el periodo bélico, y es que este barco de guerra, conocido también como el old fiable transportó mas de 200 000 canadienses, británicos o estadounidenses a los frentes de lucha desde su puesta en escena en 1915.
Curiosamente, el que podemos considerar como el verdadero padre del dazzle painting, Norman Wilkinson, no trasladó con demasiado entusiasmo su invención en sus obras pictóricas. Todo y que sus obras se basaban básicamente en temática marina, encontramos escasas obras donde se puedan observar la presencia de barcos camuflados bajo la técnica del dazzle painting. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que cuando Wilkinson pintaba barcos camuflados con su técnica, como en el caso de HMS Malaya se reflejaba claramente la calidad del dazzle painting, para confundir al observador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada