martes, 1 de diciembre de 2015

Franz Gertsch: El Fotorrealismo europeo a través de Johanna I &II


Durante la década de los setenta, el realismo de Franz Gertsch se separa de las tendencia que estaban marcando los pintores fotorrealistas norteamericanos. Mientras estos se centran en temas como el consumismo dominante en un país que acaba de salir de un conflicto bélico y se encuentra sumido en plena Guerra Fría, el pintor europeo proyecta en su obra, una cultura popular alternativa marcada por sus personajes ambiguos. Personajes de esta cultura como Patti Smith, pero sobretodo, Luciano Castelli, que entró a formar parte de la Historia del Arte, a través de los monumentales cuadros que Gertsch realizaba a partir de sus performans o simplemente de su figura. 
 
Son precisamente estos trabajos, lo que le conducen a la Hiperrealidad, un estilo que lo acompañará gran parte de su vida artística. A partir de aquí, sus obras cambian mas de temática que de estilo, exceptuando aquellos trabajos basados en las técnicas de grabado de madera que realiza a partir del 2000 y donde los personajes dan paso a la temática de naturaleza.Podemos decir, por tanto, que la obra de Gertsch no es la búsqueda infinita a una técnica concreta donde cada fase es un intento correctivo a la fase anterior. El artista, ha encontrado una técnica donde se siente cómodo y donde sabe exponer su lenguaje de la mejor manera. Por eso, la variación de la temática, por muy abrupta que sea, no provocará un cambio de técnica. Y es precisamente en la década de los ochenta cuando este viraje temático se ve mas amplificado, gracias a su obra Johanna I & II. En este giro artístico, Gertsch deja atrás la fiesta, el mundo andrógeno, la subculutura artística y musical, y se introduce en un mundo mucho mas intimista. 

La obra Johanna I & II es la representación de Johanna, una adolescente hija de un industrial. Pintadas en 1983-84 la primera, y 1986 la segunda, las variaciones apenas se perciben. Cambio de camiseta y ligeras variaciones físicas. Ya hemos dicho como, a diferencia de sus colegas americanos, el artista suizo propone al ser humano como protagonista de sus obras. Ya el historiador de arte suizo, Harald Szeemann, vio una oposición entre el "exagerado realismo americano" y "las formas mas humanas" europeas. Gertsch, como máximo representante europeo del fotorrealismo, has sido capaz, sobretodo en su obra Johanna I & II, de ofrecer protagonismo a la forma mas humana. 
Algunos teóricos, han visto un paralelismo entre esta obra y el escrito "Preliminary Materials for a Theory of the Young-girl" publicado en la revista filosófica francesa Tiqqun. En este escrito podemos leer cosas como que la chica-joven es una ilusión óptica, desde lejos ella es un ángel pero desde cerca es una bestia o que la chica-joven ejemplariza toda la indiferencia, toda la frialdad necesaria, exigida por las condiciones de la vida metropolitana. Todo esto, lo podemos ver en la imagen de johanna I & II, indiferencia, frialdad y belleza entremezclada con un gesto basto. Pero esta autora, no solo ve en Johanna I & II unos elementos psicológicos a partir de los cuales forma la imagen, también ve elementos físicos. Elementos físicos provenientes de los grandes maestros del Renacimiento, como la calidad de sus ojos, provenientes de Duredo, la sonrisa de Leonardo y la disposición de Botticelli. Ve, en definitiva, la Venus de Botticelli, con elementos originales de Duredo o Leonardo, eso si, Johanna continua siendo un ser de su época. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada